Endoscopía, otro servicio de nuestro nuevo Centro Médico de San Fernando

28 Jun

La Endoscopía digestiva alta es un procedimiento que comprende la exploración de la mucosa del esófago, estómago y duodeno. Para realizarla se introduce una sonda flexible a través de la boca, mediante la cual el médico puede ver en forma directa la pared interna del tubo digestivo y detectar cualquier anomalía que exista en la zona explorada.

Para efectuar este examen la persona requiere un ayuno de seis horas.

En el curso del procedimiento el especialista puede encontrar hallazgos susceptibles de ser corregidos parcial o totalmente, o que puedan ser estudiados en anatomía patológica por medio de toma de muestra de tejido, como pólipos, úlceras, zonas de mucosa alterada o inflamada, entre otros.

También a través de la endoscopía es posible localizar el sitio y la causa de sangramiento digestivo, para poder realizar una terapia endoscópica local que detenga la hemorragia. Además, con esta técnica es posible retirar cuerpos extraños impactados en el tubo digestivo.

Para efectuar estos procedimientos, se utilizan medicamentos por vía endovenosa para sedar al paciente, los que son administrados por la enfermera a cargo o, si es necesario, por el anestesiólogo.

Cuando se efectúan tratamientos endoscópicos se pueden presentar complicaciones, como perforación del esófago, aspiración de contenido gástrico y dificultades derivadas de los medicamentos usados. Son problemas infrecuentes, pero pueden ser graves y requerir de operaciones de urgencia.